Las Iglesia adventista presenta un informe donde asegura que su feligresía aumento a nivel mundial.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, que por varios sectores del protestantismo es considerada una secta por sus enseñanzas y veneración a Elena de White, afirmo que según el Informe Estadístico Anual 2023,  la pandemia de Covid-19 afectó el crecimiento de la iglesia en los años 2019 a 2021. Sin embargo desde el 2022 se evidencio un repunte.

“En la mayoría de los casos, el número de miembros comenzó a repuntar en 2021 y aún más en 2022. Sin embargo, en la División del Pacífico Sur (DPS), se produjo un raro aumento del 25% de nuevos miembros en 2020 y, sin embargo, un descenso en los dos años siguientes. En la División Sudasiática del Pacífico (DSAP), las incorporaciones también se mantuvieron estables de 2019 a 2020 y repuntaron significativamente después”, señala el documento.

Para los adventistas resulta alentador “comprobar que durante el 2022 repuntó considerablemente el ingreso de personas a la Iglesia, después de un descenso registrado en 2020. Esto demuestra que a pesar de los efectos negativos del Covid 19, En el año 2022 se ha superado la barrera del millón al aumentar la cantidad de miembros de Iglesia como lo había sido durante los 19 de los últimos 23 años”, indican.

“En 2020, las adhesiones cayeron a 803.430, pero en 2022 aumentaron a 1.358.309, un notable incremento del 69%. Casi en todas las divisiones hubo un aumento de miembros en los años 2020-2022. De hecho, las adhesiones en la División Africana Centro-Oriental (DACO) aumentaron un 108%, y las de la División Sudafricana y del Océano Índico (DSOI) un 159%. Nuestra Iglesia sigue creciendo; ¡gracias a Dios!”, sostienen.

El adventismo del séptimo día tiene sus raíces en el adventismo, un movimiento del siglo XIX que anticipó la inminente aparición (o el advenimiento) de Jesucristo. A los adventistas también se les llamó milleritas, porque su grupo fue fundado por William Miller, un falso profeta que predijo que Jesús retornaría en 1843 o 1844. Cuando la predicción de Miller respecto a la segunda venida de Cristo no sucedió, los milleritas se disolvieron completamente consternados; este evento se conoce como "La gran decepción". Pero luego un par de seguidores de Miller afirmó tener visiones para explicar el error en la profecía. En lugar de venir a la tierra, Jesús había entrado en el templo celestial; ellos dijeron que Miller estaba en lo cierto después de todo, excepto que su profecía había tenido un cumplimiento espiritual en lugar de uno físico. Uno de los videntes que cubrió a Miller fue Ellen G. Harmon de 17 años de edad, quien tuvo su primera de 2.000 supuestas visiones en una reunión de oración poco después de la vergüenza de Miller. Con su visión, Ellen pronto se convirtió en un faro de esperanza para los desencantados milleritas. Ella unió las fracciones adventistas y se convirtió en la guía espiritual de un nuevo grupo religioso.

El adventismo del séptimo día es un movimiento diverso, y no todos los grupos adventistas del séptimo día mantienen todas las doctrinas mencionadas anteriormente. Pero todos los adventistas del séptimo día deberían considerar seriamente lo siguiente: una reconocida profetisa en su iglesia fue una maestra de una doctrina aberrante, y su iglesia tiene sus raíces en profecías erróneas de William Miller.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las Iglesia adventista presenta un informe donde asegura que su feligresía aumento a nivel mundial. puedes visitar la categoría Noticias.