Predicando la palabra de Dios ( Tres verdades para recordar)

Vivimos en una época donde todo pasa muy rápido y muchas veces no retenemos la importancia de escuchar la palabra de Dios. Entonces sucede que en los afanes de la semana, se no olvida, que se predico el domingo y  en otros casos en muchas iglesias el tiempo es muy  corto para dar paso a testimonios, obras teatrales o algo parecido.

Cuando vamos a las Escrituras, estas nos recuerdan lo siguiente según 2 Timoteo 3:14-17 “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;  3:15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Pablo en el versiculo anterior es decir el (13) esta separando a los pastores falsos de los verdaderos. Pablo advierte a su discípulo que vendrán engañadores, por lo cual debe mantenerse firme  en la Palabra.

Teniendo presente ello, ahora Pablo se dispone a recordar tres verdades que debía tener presente Timoteo estas son:

La Palabra da sabiduría.

En primer lugar, solo las Sagradas Escrituras pueden dar la sabiduría para llevar a la persona a Cristo. Ningún otro libro en el mundo puede hacer eso. Solo la Biblia posee un testimonio claro  acerca de Cristo, y solo ella tiene el poder para llevar a Cristo. 

El origen de la Palabra es Dios

El segundo punto  es que Timoteo debía mantenerse firme en la palabra, ya que esta es Inspirada por Dios. Muchas personas dicen que creen en la Biblia y en Dios, pero la pregunta sería ¿Conoces al Dios de la Biblia? Timoteo tenia claro que  desde el principio de la creación, todo lo que Dios hizo , fue  a través de su Palabra. Y es por medio de la palabra que la persona conocerá los atributos de Dios y esto le recordará lo pequeño que es, además le hará tener presente que es un pecador y que necesita de la salvación en Cristo.

La Palabra es suficiente

El tercer  punto de la importancia de la palabra y de predicarla es que ella es sufiente, claro alguno puede preguntar ¿Para que es suficiente? Bueno la respuesta es que es suficiente  para llevar a cabo el propósito para la cual Dios la inspiró: Todo lo que Timoteo necesitaba para seguir avanzando en su propia madurez, y para hacer la obra del ministerio, se encuentra allí: en la Palabra inspirada de Dios, infalible, inerrante, y suficiente.

Asi que bajo esta mirada estemos atentos para escuchar la exposición de la palabra y asi sacarle el provecho para nuestras vidas, primeramente dándole la Gloria a Dios y como consecuencia de ello viviendo una vida para Él.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Predicando la palabra de Dios ( Tres verdades para recordar) puedes visitar la categoría Noticias.