¿Se puede orar por los muertos?

Orar por los muertos no es un concepto bíblico. Nuestras oraciones no tienen relevancia con alguien una vez este muerto. La verdad es que , en el momento de la muerte, el destino eterno de la persona está confirmado. Esa verdad solo presenta dos opciones que son; o es salvo por la fe en Cristo y está en el cielo donde está experimentando descanso y gozo en la presencia de Dios, o está en tormento en el infierno. La historia del hombre rico y Lázaro proporciona una ilustración de esta verdad. Jesús claramente usó esta historia para enseñar que después de la muerte los injustos están eternamente separados de Dios, que recuerdan su rechazo del Evangelio, que se encuentran en tormento, y que su condición no puede ser remediada (Lucas 16:19-31).

A menudo, las personas que han perdido un ser querido, son alentadas para que oren por aquellos que han fallecido y por sus familias. Por supuesto, debemos orar por los afligidos, pero por los muertos, no.

El escritor a los Hebreos dice: "Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9:27). Aquí entendemos que no se puede hacer ningún cambio en la condición espiritual después de su muerte ya sea por sí mismo o a través de los esfuerzos de los demás. Hay que orar por los vivos por aquellos que necesitan a Cristo, hay que orar por aquel que esta afligido por la perdida de un ser querido esperando que Dios traiga consuelo. Pero el muerto ya tiene un sitio determinado. Salvado o condenado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Se puede orar por los muertos? puedes visitar la categoría Articulos.